Enfréntate a tus miedos para vencerlos y ser una persona libre.

15 oct
15 octubre 2012

RESUMEN

Sonó el despertador del móvil muy temprano, aún de madrugada. No estaba muy seguro de lo que iba a hacer. Tenía miedo de quedarme atrapado debido a la marea alta en algún tramo de los 33 kilómetros de arena virgen entre Matalascañas y Sanlúcar de Barrameda, en plena oscuridad. Tiré hacia la playa con el convencimiento que, fuese lo que fuese, no me iba a impedir cumplir mi meta; llegar a Sanlúcar de Barrameda.

Al cruzar un parque dunar (Zona extensa de dunas y pinares), antes de llegar al final de la carretera para acceder a la playa, y con la oscuridad de la luna nueva, los ladridos de una jauría de perros sueltos y los chasquidos de las ramas y hojas de pino seco en el suelo, hicieron saltar mi alarma. Mi cuerpo, paralizado y rígido, comenzó a segregar una gran dosis de adrenalina actuando como catalizador para enfrentarme a la situación. Mi cuerpo obedecía al  más primitivo instinto de huida y mi mente tenía que luchar contra sus propios pensamientos de defensa-ataque. No hubo lugar al titubeo, o paso ahora o no seré capaz de hacerlo. Cogí fuerte el manillar de la bicicleta y con la respiración acelerada y entrecortada decidí enfrentarme a la situación.

Al llegar a la  playa me sentí más tranquilo, pero sombras y siluetas móviles, se movían cerca de mí sin saber realmente qué era lo que me acompañaba en mi camino. Las primeras luces fueron mi tranquilidad, al igual que comprobar que la bicicleta con los 40 kilos de carro rodaba decentemente  por la misma orilla del mar. El resto lo podéis ver en el vídeo.

Con Alfonso Benitez 

He tenido dos grandes compañías en este viaje. Al llegar a Sanlúcar me esperaba Alfonso Benítez, un emprendedor gaditano, afincado en Albolote (Granada), que me prestó todo su apoyo, compañía y conocimiento sobre la ruta, los parajes y la historia de esta provincia de Cádiz. Al día siguiente Chelo Fernández fue mi cicerona particular y me mostró más de cerca la ciudad de Cádiz, San Fernando y el campus de Puerto Real. Gracias a la generosidad de estas dos personas, su compañía y amistad, el paso por la provincia de Cádiz ha sido toda una experiencia.

LECCIÓN DESCUBIERTA “Los Miedos”

Reconozco que esta sociedad está manipulada desde el miedo. Gracias al miedo, se articulan artimañas religiosas para manejar al ser humano como borregos para tenernos controlados. Con el miedo nuestro  sistema político nos mantiene en una pseudo-libertad carcelaria. Con el miedo, miles de personas viven día a día sometidos a malos tratos, vejaciones, violaciones y chantajes.

Tener miedo, no es malo, ni siquiera es de ser personas débiles. El miedo es un instinto que permanece en las primitivas neuronas “animales” de los seres humanos. El miedo es un mecanismo de defensa del hombre para lograr la supervivencia, derrotar a la muerte. Lo que sí es peligroso es el miedo mental, el imaginario, aquel que nuestra mente genera para evitar el estrés que produce una situación determinada.

Nuestro sistema cultural y económico penaliza totalmente al emprendedor. El autónomo es un ser casi marginado que no tiene derechos, solo obligaciones. Emprender en España requiere de una dosis de atrevimiento mezclada de osadía. Todo esto viene originado por la estructura absurda,  que mantenemos socialmente,  en la que prima la seguridad, el estatus social, el “etiquetismo” profesional (Director de…., gerente de…). ¿Los culpables? A priori, todos y sálvese quien pueda. Desde el sistema educativo, que es totalmente inválido para fomentar emprendedores, pasando por la sociedad en general y terminando por el núcleo familiar que ha destruido la proactividad, la creatividad, el ingenio y que ha fomentado la seguridad, el conformismo y las oposiciones para conseguir un trabajo fijo.

Vencer al miedo es un trabajo de cada uno, es una peregrinación a la libertad. Pero en lo relacionado con el emprendimiento una de las bases es la formación desde edades tempranas. No significa enseñarles a niños de 7 años qué es un DAFO o un R.O.I, más bien debería establecerse un sistema de inculcar valores como, liderazgo, trabajo en equipo, toma de decisiones bajo presión, comunicación, hablar en público, etc.

No quiero extenderme metiendo el dedo en la llaga, pero el mayor enemigo del emprendimiento en España es el miedo. El miedo al fracaso, el miedo al ridículo, el miedo a la opinión de los demás, he incluso el miedo al éxito y al mismo cambio. Todo esto se soluciona con una buena dosis de formación temprana, con constancia y, básicamente, con el enfrentamiento.  Sí, habéis leído bien, la única manera de vencer al miedo es enfrentarse a él, no existe ninguna otra.

Si no te consideras emprendedor y no quieres emprender, que estás en todo tu derecho, te encontraras con los mismos miedos que un emprendedor y la técnica es exactamente la misma. El miedo es como una pequeña bola de nieve, que alimentamos cada vez que no nos enfrentamos a esa situación. Llega un momento en que la bola es tan grande que no podemos contra ella, nos apodera, nos engulle y nos escupe haciendo trizas nuestra propia libertad.

Para vencer a tus miedos comienza por el principio, por la  A, las cinco “AS”: Acepta, apunta, analiza, actúa, aduéñate.

# 1.- Acepta que tienes miedo, es normal, eres humano(a) y es una respuesta tan normal como bostezar o estornudar.

# 2.- Apunta tus miedos en una libreta especial para los miedos. Esto te permitirá llevar un ranking de éxitos cada vez que venzas a unos de ellos. (Te aportará seguridad)

# 3.- Analiza si los miedos que sientes son originados por un agente real o imaginario. La gran mayoría de los miedos no son reales, son imaginarios, principalmente originados por malas experiencias del pasado o una educación recibida centrada en al miedo.

# 4.- Actúa cuando sientas el miedo, no huyas. Párate, siéntelo, acéptalo, míralo cara a cara y haz todo lo contrario de lo que tu instinto te dice. El ser humano está diseñado para huir de los miedos que le conducen a la muerte y está cualificado para derrotar al resto de miedos.

# 5.- Aduéñate de tu libertad, no tienes nada que perder y mucho que ganar.

Tags: , , , , , , , ,
8 replies
  1. Manuel @DomoElectra says:

    En estado de levitación se queda uno al superarlos. Un abrazo máquina!!! :)

  2. Juande says:

    Así es querido amigo!! Levitando!! Un abrazo!!! :)

  3. Chema says:

    Este video se empezará a ver dentro de poco en escuelas de negocios motivando el crecimiento personal y profesional. Felicidades amigo y disfruta este viaje del que ya has superado el ecuador.

  4. Juande says:

    ¿Te imaginas Chema? Un abrazo!!!!!

  5. Gregorio says:

    Impresionante el video, animo!!! Te voy siguiendo.

  6. Juande says:

    Gregorio, ya decía yo que alguien me seguía. Eres tú!!! jeje Muchas gracias por tus palabras. Saludos, hoy desde Málaga.

  7. José Antonio says:

    Realmente me ha conmovido, me ha hecho pensar. Pensar que cuando más vivo me he sentido es cuando me he enfrentado a mis miedos, y cuando más feliz, cuando los he vencido. Cuando más disfruté fue también como tú, en el camino, sin saber si llegaría, pero confiando siempre en mí, eso, confiando siempre. No pasa nada, siempre se aprende algo y se gana mucha libertad. Tengo tres hijos, y sin duda no me preocupa que tengan miedo, lo que me preocupa es que no se enfrenten a sus paranoias imaginarias, que se den por vencidos y pierdan libertad. Muchas gracias por tu iniciativa porque seguro que ayudará a mucha gente, y por supuesto, mucho ánimo a tí y a todos los que crean en ellos mismos.

  8. Juande says:

    Hola José Antonio, estoy contigo!! El problema de los más pequeños no es que tengan miedo, es que no tengan la capacidad de enfrentarse a ellos. Saludos y gracias por tus palabras.

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>